Nuestras instalaciones

Toda la granja está cercada por una valla de hormigón de unos 3 metros de altura y en ella se han construido cuatro naves de 15 m de ancho x 300 m de largo situadas en paralelo –cada una de 4.500 m2– y todas con un almacén de 5 m, cerrado por una sola cara, en el que se ubica el cuadro eléctrico, un grupo electrógeno de 100 KVA, un dosificador  para medicaciones, y un ordenador para control ambiental, etc.

Como añadido, y convencidos de la necesidad de producir, con el menor impacto medioambiental, estamos calculando nuestra huella de carbono, para poder determinar nuestro impacto, y establecer indicadores de medida, para en un futuro cercano poder establecer el análisis de funcionamiento.

Las naves son cerradas con ambiente controlado y disponen de los últimos avances en materia equipos para la cría de broilers. Cada una tiene una capacidad actual para 87.750 pollos, cumpliendo con todas las normativas de bienestar animal a fin de tener una densidad inicial de 19,5 pollos/m2.

En cuanto a la seguridad, por un lado toda la finca cuenta con un sistema de vigilancia permanente mediante cámaras.

En relación con la bioseguridad, estamos implantando un sistema de aseguramiento de la bioseguridad basado en ISO 9000, y entre otras medidas hemos empezado por instalar en el perímetro de acceso a la zona productiva un dispositivo de rociado automático de vehículos con una solución desinfectante a fin de evitar en la medida de lo posible la entrada de organismos patógenos.

En relación con las tecnologías TIC, hay internet en toda la granja, lo cual les permite entrar desde cualquier sitio del mundo y acceder a sus cámaras, así como a las alarmas que tienen instaladas, por ejemplo la de intrusos, vinculada a las cámaras de vídeo, o la de  los controles de temperatura y ventilación, de manera que se puede gestionar la información de manera remota, o permitir a los técnicos, la transmisión de información en tiempo real.

Las naves, que los mismos hermanos Gómez han construido con un proyecto propio, son estructuras diáfanas con módulos y pies de acero, cerradas con planchas  de chapa lacada y 40 mm de poliuretano como aislante en el techo y paredes. El piso tiene un desnivel de 15 cm para que el agua de lavado tenga un buen drenado. Todo el exterior de las granjas está pavimentado para favorecer la limpieza.

Las naves se completan con un almacén en el que se encuentra  toda la maquinaria   necesaria para el funcionamiento de las granjas, así como los materiales necesarios para el funcionamiento de la granja.

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter